HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

El otro día iba con mi viejo... por el puente. Y él se quedó mirando el río, buscando truchas, patos, garzas, una flor azul flotando en el olvido y yo a su lado buscando lo mismo. Y pensé... que desde que era niña, cada vez que caminamos juntos cerca del río, nos detenemos en silencio, y se para el tiempo, y el pasado y el futuro, y nos quedamos mirando el río correr. Pensé que si él muriera, yo seguiría detenida con sus ojos mirando el río... y una trucha saltaría. Y todo lo otro sería tragado en el agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario