HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

El otro día.. cuando caminaba por la ciudad... tuve la extraña sensación de haber visto a dos muertos. Uno, un tipo de un bar al que solía ir, que murió hace un año, lo vi subir la trampilla del bar.... y me quedé clavada en él, como gota evaporada de salitre. Pensé que era un tipo parecido o que tal vez me sonaba de otra cosa. Y no pensé más en ello.  Y al rato en el río... desde el muro de arriba, vi a un hombre que era muy amigo de la familia y que murió hace poco. Estaba con sus brazos apoyados en el muro... y me quedé mirándolo y él a mí un largo rato. Pensé que sería alguien parecido y ya. Pero dentro de mí, había un raro runrun, de habitar el mundo de los muertos. Yo misma me sentí una muerta caminando hacia ninguna parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada