HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hace un día primaveral. Tu caja de tizas pasa hambre en esa alcoba de nudos de cangrejo desviando el ciclo de sal y mandíbulas de mariposa en la interrogación de ese lecho de luna entre tus brazos. Todo ha cambiado... desde los brazos atados al coral y al mástil del fondo de la tierra, a la PI que aguarda en tus manos moviendo las vendimias cuando el crepúsculo cierra en tu corazón, las canciones de los siglos humedeciendo tinta donde el verso rompe.
Ya no soy la que fui.... ni para el vino, ni para los arbustos que embriagan esos murciélagos cuando te abrazas al hielo y retienes en esa grieta el nombre con el que te acarició la vida mucho antes de que lo supiéramos. 


He visto seres demoniacos....Detrás... cuando ya no se les teme, ni pueden hacerte daño porque te has vuelto el baile del agua.. está el candor, el conocimiento.. He llegado a pensar... que ese tipo de energías encerradas en la atmósfera de esa otra realidad, que mezcla el peso del suelo y lo desconocido y el sueño.. y nos hablan con cianuro y con veneno... vienen desde el principio.. aunque no sé si son causa o efecto.... y la desprenden los humanos... cuando ahogan en su herida la continuidad del verso. Cuando matan, cuando generan la violencia y el daño, la usura y la miseria. Cuando se chocan contra la pared y se hacen pared. Las emanaciones del éter.... los mantienen en una energía que no fluye eclípticamente... y se hace una especie de cuchillo que acecha. Tal vez todo esto suene raro. A mí no me importa eso. Hablo de lo que he visto.  Ese raro hombre... que parecía Satanás... hizo algo aquél día.. que me llevó a ver en él, lo mismo que vi.... hace unos 8 años, en una pesadilla.  Todo aquello cobró un sentido vertical, en mi corazón de esparto y azúcar quemada.  Traté de utilizar lo que él encendía con veneno en mí, hacia mi "casa" y en ese juego de geometrías y de ciertos errores metonímicos... vi algo que aún no puedo explicar. Pero que me hace andar sin miedo. Y a la vez con un deseo transformador sobre lo incognoscible.  
Esta forma en lo que lo he escrito... no me sirve para comprender.. porque me llevaría a formar enunciados desde una especie de fuego paranoico. No se puede hallar lo que hay detrás de la cuántica-metáfora.. sino es desde la metonimia de su silencio y de su palabra-dimensiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario