HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hay ecuaciones rotas en mi vida. Porque se rompieron en un lugar que jamás regresó. Y sólo en una atmósfera parecida podrían arreglarse. Pero la ruptura, hace que el camino vaya imamantado contra "allá". 
Por eso empiezo sin nada. Toco las hierbas con mis manos y las palmas de mis pies.
He amado en un lugar que nunca existió en el plano material.
Los ojos frente a los ojos, siempre fueron el alcohol del cubismo y el cacho de pan que comían las ratas... cuando tu abril, esculpía cicatrices en mi espalda.. y yo me tumbaba panza arriba al sol, creyendo que la mar lo arrasaría todo antes de que acabara aquél maldito verso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada