HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He ido con el perro... a un parque que había varios perros sueltos y los dueños juntos en una esquina, yo me fui a la otra esquina. Fumé un cigarrillo como si estuviera fumando el fin de todas las palabras. Luego una mujer se me acercó con su perro y empezó a hablarme. Y me pareció una perturbada Ahora todos me parecen perturbados. En mi espejo veo millones de locas, lo veo en todos los sitios. He perdido ya del todo la noción de la cordura. En un momento de la conversación dijo "aquí hay muchos carteles que ponen que no se puede soltar a los perros y nos pueden multar, pero yo no los veo ni los leo porque voy siempre mirando al suelo para no pisar una cagada" Eso me causó una carcajada y la mujer pareció ofenderse. Y se fue callando y alejando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario