HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Recordé esa vez tan rara.. que A. estaba entrando en brote psicótico. Eran las 3 de la mañana. Estábamos en el hospital con él. Yo estaba muy evanescente. Mi amigo fue a una sala de espera rara que yo no conocía.  Y fui a montar bulla surrealista al lugar donde atienden en urgencias. Y empecé a decirles que mi amigo para qué coño va a necesitar un médico.. qué que lo tienen esperando en esa sala..... que lo que él tiene no lo arreglan los médicos que no es algo físico...  Y surgió una situación muy rara.. con esas enfermeras y un guardia de seguridad que había allí. Yo no atendía a razones, estaba también medio paranoica contagiada con el sentimiento de mi amigo.  Además había sido un día rarísimo de locos en medio del infierno y esa discusión cuando hablé con el policia que llevaba el caso de mi amigo y como yo lo medio insultaba él creía que era una broma teléfonica...
Estaba X. también y me dijo que me tranquilizara.. que había escuchado a las enfermeras hablar cuando yo me fui y que dijeron que estábamos los tres igual de mal de la cabeza. Eso me hizo reír a boca llena. Aunque todo siguió siendo cada vez más raro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario