HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Se me ha metido otra vez la sed. Los suburbios de luna llena en interrogaciones de benceno sobre la tierra entre los dedos palpando tortugas de eternidad entre los gritos. Voy a ir al río... necesito conectar con el Silencio... desnudar ese nudo del delirio de Venus y el desierto.. en la máquina de escribir de aquél sueño submarino. Estoy en un lugar muy raro... en una especie de surco cambiando el agua entre reparticiones esdrújulas, entre arlequines y ausentes llenos de mar. Y eso me pone en celo de primavera. Me vuelve a abrir los bares de mis vicios y me tienta con tejerme de nuevo en el teatro del verso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada