HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

a la leña de las ruinas de tu casa
en esa voz que ya no te sigue
no se queda conmigo, no sabe del crepúsculo ni de la esperanza
no es vasalla del tiempo ni bastarda de los espejos
no habla mi idioma
y sin embargo no deja de apedrear todo lo que toco

yo no soy como tú
seas tú lo que seas
no soy como yo
mi yo es un agujero de gusano queriendo quemarse a lo bonzo hacia una canción desconocida

hay irreparables pasos en la atracción del fuego
levantan búnquer donde no volvió amarrada a tu recuerdo la memoria

tengo 200 vagabundas moviendo las zarzas y entrando antes que yo a tu casa
lo que vi, sujetando, ese manillar de bicicleta dentro del río del olvido, anega mis ojos, de ojos cubistas y rotos, antes de leer una palabra en tu mirada

el eco es un mastín
es una traviesa en medio del camino
son los líquenes cubriendo la desnudez de mi mano

si a veces me duelo tango y cuchillo, aquí, éste aquí que siempre es tu allá
sólo me alivia el poema expresionista de la distancia
sueños de hollín y peces, al verde de los pinos cuando nieva

aquél amor
fue un puente volado por dinamita
y no importa su contexto, ni la sangre y el sudor

al otro lado, una mía..hace esculturas con latas oxidadas y palos, bebe demasiado vino y no sabe componer ni una frase ni un quizás
ella junto a tu tumba, riega lirios, abraza pájaros, cuenta todavía aquella historia a la arena con la letra de la mar

de éste lado
otra arrastra sinestesia en blanco y negro, al olor de madera quemada, de algas y sal, de adiós en la recámara, de precipicio en los labios

No hay comentarios:

Publicar un comentario