HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Aún la ventana tapia esa palabra tragada hacia dentro. Quiero irme para siempre... con la naturaleza. Desaparecer del todo del rastro social, de la presencia. Se me ha olvidado hablar con las personas.. sino es con la literatura.
La montaña explota el silencio placenta de un paso que se pierde en la hojarasca. Tu sombra cuelga el peso de los columpios en la extorsión de mi inmemoria. Chirrían las patas de un cuaderno perdiéndose en la niebla.. y tu intimidad ensangrenta el paisaje en mis ojos, dentro del monólogo interior de las ortigas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario