HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

ésta paz sujeta entre la guerra de los puntos cardinales
entre golpes de sujeto y verbo
de adiós y la cocina hecha una mierda
de puerta cortada y la madre no quiere ni la mitad ni el hijo entero
ésta estructura sujeta y viva en la muerte de la estructura
el alba morado de los pájaros migratorios que ya no quieren verte
la noche de cielos esnifados por la arruga de tu papel, estómago de tinta y la palabra es su anorexia, el moho de la cafetera cuando hace un mes que los vivos abandonaron el hogar

No hay comentarios:

Publicar un comentario