HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

de la vuelta de la llave
en los escombros de tu casa

me cayó un taxi en la cabeza

pagabas tú la tragedia y el aburrimiento de la prosa
tú el trago y mi sepelio
el condón y las clases de acupuntura
la limosna a la vírgen del excremento
la depilación a cera de éste país de mierda y los pelos púbicos del jabalí en sus universidades

yo sólo pagué el haberte conocido
usando tu sangre en mi cuchara
y dejando a deber otros 30 años

No hay comentarios:

Publicar un comentario