HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

cerrar el chiringo
fue tan fácil como pedir deuda a la deuda
separar los bienes a partes iguales de rata y de hoguera

para mí sólo el viento

acabar de una vez
en lo que no acaba ni empieza

cantar ese tango mezclando las consonantes y las vocales y que no nos entienda ni dios
siempre tan lejos del cielo
tan rojo el vino
tan rico el pobre
tan dulce el jamás

No hay comentarios:

Publicar un comentario