HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Cerrar la ventana, con botellas vacías de cristal. Con tapones de cartón quemado. Con la lágrima seca de la anciana. Grabar al pentagrama de hollín la verdad que nunca volveré a contar a nadie. 
La metáfora todo lo ocultará. Le dará otro propósito a tu cuchillo y a tu súplica. Le dará otro cuerpo a mi cuerpo sujetando el desequilibrio y la nada. No mentirá. Ni será realismo. Ni mi pronombre en tu esquela, ni tu pronombre en el dolor de mi menstruación. 
Volveré a habitar el fuego oculto de las piedras.. cuando toda la lluvia resbale en mi pelo todo ese dolor innecesario y estúpido que tantas palabras gastó en tu buzón y en mi retrete. 
Al otro lado de mi lado. Seré mi verdugo y mi puta y mi santa, mi absolución eterna, mi remordimiento fumando hachís con los locos y con los arlequines. El insecto con las patas rotas. La bolsa de basura en medio de un prado. La flor que te espera en un lugar que no existirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario