HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Cuando no tienes un amigo al que llamar y siempre ahora mismo, emborracharte junto a sus huesos hasta perder del todo la dignidad y la cadena y el futuro y el pasado, cuando pesa en la tráquea la hoguera que no arde en las plazas. Es que no tienes ningún amigo en la tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario