HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

El otro día escuché en una entrevista a Rulfo, la entrevista daba algo de asco por culpa del afán protagonista del entrevistador y de hablar en nombre de Rulfo y suponer y afirmar en sus preguntas lo que no tenía ni puta idea. Pero amé de Rulfo,  su fascinante distancia con las palabras que él mismo decía. Su silencio. Su silencio en la sonoridad de la palabra. Me enamoró su rostro, la forma curva y rota de apretar sus labios al hablar, de fumar el cigarro, de callar, de parpadear, su expresión, el sonido de su voz. Lo que no contaba. Como si él no estuviera sentado allí.. y le importara en realidad una mierda.....Hay una parte en la que hablaba de esa gente que parece amable, pacífica, pero que detrás de ellos hay asesinos. Eso se me quedó dentro como una sierra rompiendo el cielo. Y otra parte que me gustó mucho, fue cuando el pedante entrevistador le dijo algo así "qué siente tras Pedro Páramo, usted está completamente satisfecho por Pedro Páramo, ha de pensar que blabla" y él dijo "pues la verdad ya lo he olvidado".



Me pregunté.... si yo tengo una asesina dentro. Algo en la voz y en la mirada de Rulfo, durante ese pasaje se me quedó como flor de fuego. Y me vino a la mente, una escena, donde unos guardias y unas enfermeras me estaban atando contra mi voluntad en una cama y yo les dije después del forcejeo y de ya no poder hacer nada para evitarlo, les dije algo asi "atarme bien sí, porque como me suelte os voy a matar, os voy a quitar esa risa y traje y cara a puñaladas" Y lo dije de verdad. En ese momento sentía tanta rabia y odio, tanto dolor e injusticia, que tal vez lo hubiera hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario