HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Es la autopsia. Es mover el músculo con las piernas del viento. Con un papel arrugado que se avergonzó del obsceno sentimiento que decía "también mañana".
Es una forma de decir adiós, con gasolina y con una caja de cartón, con lazo azul y conejo en taxidermia del dulce esperpento que deja el pasado.
Es destruir el vínculo de la pornógrafa intimidad. Y nunca más nutrir a los hechos del ego de un yo ni a la inversa.
Es coser zapatos con cuervos.
Es otra forma de mandarte a la mierda. Y también de amarte.
La diferencia es igual que su equidad. Y sólo mi tejado de parches de tejados que cayeron, podría decidirse entre la lágrima y el vals.
Por lo demás muy bien. Lo hicimos hasta la hartura. 
El camino viejo te tostó las canas. Y cantaban cerca los gansos.  Tragué.. con las pieles de manzana que se pusieron negras en tu mesa vacía..... las palabras que te dio miedo decirme y que por otro lado nunca necesité escuchar. Abrimos la ventana a pedradas. Ya nadie puso un cristal nuevo. Por eso te sienta tan bien la derrota amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario