HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Es un canto para protegerme del pozo de mí. De sus residuos inorgánicos forzándome a hablar de lo que quiero que sean pájaros y que se aleje para siempre.
Es de verdad ser aire, un matasellos de sal en la frente de la ballena, de la nube y de la nada.
Es el cansancio de mi mano abierta en el molinillo del polvo, separando tu voz de la mía.
Es no querer dar más explicaciones. Ni conjugar el paso con un camino. Es mi adiós de caravanas y de palos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario