HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Es un grillo en tu amor verde.
Es saltar de agujero de topo a agujero de topo sin pisar la hierba, mientras el perro trata de tirarme al suelo. Es caer de bruces y sin teoría, a la tierra. Aplastar al perro con mi peso de muerta flotando en el río.
Es el absurdo y lo que me hace vivir.
Sentir tanta belleza en una margarita que no poder evitar, una lágrima y no responder nunca a tus llamadas.
El sonido del chatarrero a lo lejos, con su furgoneta oxidada. Y el canto del ganso al otro lado. Mientras yo me devoto entre metales y pulgas, ese poema de amor que tragó la ginebra. Mi dios es una rata.
Es hacerme la loca, y devolver espigas, a la muerte que quieren darme las calles.
Decir que no tengo ni idea, que soy tonta del bote, que tengo demasiadas procesionarias de los pinos en la cabeza y la sensación de estar hablando con un faisán y no contigo ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario