HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Esa una mancha de música que busca el acorde, el sonido de tu olvido y del mío.... en el ojo tuerto de la criatura de paja. Yo la acompaño con mis miserias, con mis sueños y la desolación. Como si se tratara de ti, del ti de antes de mi muerte de aquél septiembre, cuando la mar no me dejó volver. Cuando tú desapareciste persiguiendo cáñamo entre cementerios.
Pero ella no habla de eso.
Ella habla del moho de un papel cuando los brazos de mi ventana no saben de qué hablar.
Y está bien así. Todo está bien desde entonces, en el caos y en la indigencia. En el ismo del alcohol, barajándote tierra de nadie clavada al mástil como mi anarquía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario