HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Eso será de mi soledad en su trampa. De la espuma de cerveza rebosando el pulso que tiembla en tu cristal. Será el jodido pensamiento que nunca había tenido, su desgana, su deshora en la clavija, su censura en casa de tu madre. 
La percha que no para de moverse dentro del armario que cerraste muerto de miedo. El anacoluto que besé en tu sexo cuando nos contamos las mentiras necesarias para no hacer daño al futuro que aún queríamos tener... sobre esa soledad acorralada entre el fetichismo del pirómano y el guarda de esa finca que te escupió el rostro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario