HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Estos días, a veces por la noche, busco películas por internet.  Leo las 4 líneas de argumento. Y descarto el 100%. Unas porque son de amor y me da náuseas el amor. Otras porque son tragedias de algo que en mí nació muerto y no sería capaz ni de llorar ni de aullar. Otras porque el cine comercial me provoca una misantropía que luego no se me quita. Otras porque me gustarían demasiado hace 4 meses y hoy me harían daño. Otras porque hablan de eso de lo que amo y de lo que temo y de lo que me conmueve, y ya no lo quiero oir. Otras, casi todas, porque se basan en relaciones sociales y pasiones humanas que ya no comprendo.
Y estoy media hora leyendo argumentos para ver si por una casualidad encontrara una película en la que sólo aparecieran escarabajos. Y como no la encuentro. Apago el ordenador. Y ellos empiezan a brotar de mis paredes.

1 comentario: