HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Estoy rabiosa. Tengo violencia sin fruto, violencia sin baile.
Caminé junto a él y el perro, enfrente del cuartel de la guardia civil, e iba a salir un coche de cerdos de ese fango, y él, llamó a mi perro para que nos diéramos prisa y no tuvieran que esperarnos. Y yo me paré y tiré del perro hacia mí...empecé a decir en voz alta "si no fueran unos asquerosos policías, si acaso caminaríamos fingiendo prisa y educación, pero ésta acera es nuestra, ya se pueden ir a tomar por el culo"
Luego él se fue por ahí y yo al volver a casa, llamé 15 veces al timbre. Ella estaba dormida. Eran casi las 12 y ella apuraba la muerte en una cama. Empecé a oir en mi cabeza "qué puta gentuza, sólo defienden la muerte, ya ni oyen que ha salido hace 5 horas el sol, ni que es primavera, ya nadie recuerda que aún estábamos vivos" Me senté en el escalón del portal y recordé que hace ya varios años que yo no tengo llave de ésta casa y eso me hizo reir por no sé qué asociación de ideas y un recuerdo de una borrachera muy borrachera en la que no sé cómo alguna llave y cuerpo con vida entró por esa puerta.
Luego la llamé al teléfono, otras 5 veces. Hasta que por fin me oyó. Y me abrió la puta puerta. Y mientras entré, pensé que iba justo en dirección contraria. Y que la puerta por la que yo quiero entrar debe quedar a 3000km al sur de todos los sures.

No hay comentarios:

Publicar un comentario