HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado regando los árboles y hierbas del patio. Es un abril sin lluvia. Es el desierto que la civilización ha dado a la vida, el desierto que la vida nos devuelve.
Ha dicho ella que quiere empezar a venir. Yo le he dicho que avise para que yo no venga esos días. Pero ella no se atreve a estar sola aquí. Y sólo viene cuando yo estoy y deja la luz encendida por la noche para engañar a los fantasmas.. Así que yo tengo más dados en el tablero. Le he dicho, pero sin sin rencores, a voz de cabaret, que todos ellos, son un lastre y un muro, para la evolución de la escritura y de la inteligencia. Y que necesito estar sola. Que la soledad me salva, me devuelve la paz que me mata la civilización... y  que bastante me habían jodido en el pasado.. la lógica y la filosofía y la soledad con sus telarañas de locos incurables. Ella ha dicho que no me daré cuenta de que está, que ella estará abajo y yo arriba. Yo le he dicho que su presencia  se oye a kilómetros. Y negociando le he dicho "dos días al mes y demasiado". Y ella ha dicho " o un día y otro día separados al mes" Y lo hemos dejado así. Medio contentas... navegando cada cual su deriva y picoteando cada cuál con sus pájaros.  Le he dicho luego, entrelazando mis dedos con mis dedos apoyados en su corazón, con voz de rana y de niña, de quijote vencido, que si nunca les hubiera querido me hubiera quitado de muchos problemas.. que si hubiera sido una niña abandonada en un cesto en la puerta de un circo...,(iba a decir criada por chimpancés y hombres de hojalata) pero ella me interrumpió sujetando mis manos dijo "escucha mare" y algo que no oí bien y besó mi mano.. y en su ternura olvidé mi verbo y todo lo demás.

Entre todo, hay una herida que sigue abierta.
La herida que fue mi vehículo, mi abordaje, mi carta suicida a la sal, mi pasión, mi arma, mi utopía de distancia, de la isla, del vino que llueve. La herida que tal vez es mi alma. Y buscaba equivocada en otro sitio.

El corazón contra mi camino. Y el camino que no lo es nunca sin corazón.
El sentimiento contra la lucidez.. La cordura contra la normalidad del país y su mierda enlatada.
Mi destino contra todos incluyéndome a mí.
Mi vida en mi muerte cívica, en el adiós, junto a los perros.
Lo indivisible en la motosierra desangrando el olmo y el cielo.
Lo imposible. Contradicción caníbal, arena mojada, la flor. Hierro fundido cerrándote el sobre. Amor de nitroglicerina. Ratones con sombrero y con escoba y canción. Múltiple identidad, para arreglar una voz homógenea que ame la mar.
Tanto amor. Tanta sequía. Atropello, vino fresco en la mesa, no hay monedas con las que pagaar. No lo quieras comprender, no busques la salida. Vívelo sólo. Baila. Un día nada estará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario