HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He ido al río y a los prados...  y he sentido la belleza de una forma mucho más intensa que otras veces. He sentido que al quitarme de encima el rollo de mi mística de duendes y de la supuesta grieta para entrar al otro mundo...  era más libre, más ligera, más existente, más fuerte y rápida... y corrí feliz con el perro. Y me sentí perro y árbol y río, y  barrio, y botella de vino entre guitarras.
Escuché de lejos la voz tan bella de León Felipe. Y comprendí que mi perro, y toda la naturaleza que me rodeaba vivían sin dios, ellos eran dios y la muerte de dios. Eran la mar y eran la ceniza. Y bailaban.  Y eran y vivían, sin cuentos.

Tuve un sentimiento ateo y nihislita en mi adolescencia y político y punky. Pero tuve también una zona mística de ayahuaska y Castaneda y Herman Hesse y Gibran y los estados de conciencia de Artaud. y las drogas y mis insaciables fantasías y deseos de ser pájaro.. haciéndome ver a los faunos y llevándome al Imposible.Y luego al infierno de alucinaciones y destapar la tapa de mi tumba y hacerme a mí misma un exorcismo con mi cadáver. 

Hace dos o tres meses, volví a escuchar los tambores de los faunos y a explorar esa parte "espiritual" Y estuvo bien.Llegué a lugares también hermosos, de paz y catarsis. Comprendí las razones de mi locura y lo que me hizo entrar en ella, como revuelta y como desesperación y búsqueda e idealismo...., y la política etérea, de lo que existe y no existe, en base a la percepción y al deseo.

Ahora vuelvo a mi ateismo-dadá. Al barrio, a las babas de los perros y de los girasoles. A la necesidad de decirle a ese tipo que es un gilipollas, sin importarme un carajo que en su "alma" viva el alma también de todo el bosque y que tenga mil motivos para ser un gilipollas o que mi noción sea equivocada....ni que "dios" lo ama tal y cómo es ni blablabla....Yo no soy un crucifijo. Yo no soy un espejo ni un ramo de flores de plástico. Yo soy la que cambia y la que no soy.  

Me he dado cuenta, que en estos meses... de experimentación del éter, me estaba volviendo medio loca,  porque mi mente, sobre lo desconocido, sobre lo indemostrable, sobre preguntas existencialistas sin respuesta... estaba proyectando... algo difuso y oblicuo, que se retroalimentaba de sí mismo, generándome un anti-pensamiento.. y miles de sentires y asociaciones de recuerdos y heridas y pasiones, bajo un lenguaje tan poético y tan críptico.... que estaba entrando en una náusea metafísica y en un proceso de visiones y alucinaciones que me daban tanto placer que seguía persiguiendo su semántica de ranas locas. Y yéndome a las ramas y de ahí saltar a las nubes y de ahí, volverme un puercoespín alienígena.

Yo ya no quiero para nada el cielo. Es muy excitante sentirse follado por el mundo del éter y creer que uno ha nacido hace 5000 años bajo la influencia del pis de un astro muy lejano y que el reino de los muertos nos envía espadas para hacer la venganza de los lobos en la tierra. Pero son pajas mentales y aquí lo que hay, es otra cosa.... y las manos están vacías..... No quiero creer en nada.  Ni en la realidad de la sociedad, ni en su ley, ni en sus universidades, ni en su ciencia, ni en sus religiones de rebaños, ni su moral. pero tampoco quiero creer ciegamente  en mis no creencias... ni en mi razón, ni en mi fantasía, ni en ninguna verdad. Quiero vivir y ser libre... luchar contra lo enemigo, contra lo que atenta y debilita y coarta, mi libertad y mis sueños. 
Y estar aquí y ahora. Y el aquí es cuántico y poético. Porque la mente y el corazón son una jodida planta mágica y son arista y son lima y son piedra, y son pobreza y ceniza y son chimpancés y lombrices, y son prismas de miles de espejos y de la gota de sangre de la amapola y de la tierra y son laberintos y evocan y construyen quimeras y son miedo, y son rabia contra el capitalismo y la hipocresía del vecino, pero son también nuestra propia hipocresía, y son la masturbación de un deseo oculto, fusilado, y son palomas cagando encima de la gente, y son lo que sentiste en ese chute en el váter antes de golpearte contra el lavabo, y el dolor de ese muerto que te arrancaron y que lo agarraste con balas en tu pecho... y esa casa que embargaron y el cuchillo que no tenías para evitarlo y la justicia que ha muerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario