HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He puesto música que hace meses que no oía. Fumo un cigarro. El poema se queda, contra ti, contra mí, y a favor de la mar, muy dentro, muy fuera. Y yo sólo escribo despojos de lo innecesario. Ya no me purgo en el verso. Lo hago en la mierda. Ya no escribo sobre el sudor de Sísifo mezclado con whisky y tu semen.. ni del crepúsculo, ni de qué rápidos vamos hacia el agujero y esas palas ya están tocando la música de la tierra vomitada entre tus huesos. Ahora escribo sobre chinches y garrapatas, sobre el verde sin el verde, sobre el olvido sin el olvido y el cuchillo sin tu sangre, y mi lágrima sin mi mejilla, y mi mejilla sin dar la otra ni la una, al culo del horizonte, con los perros cantando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario