HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy soñé.. con la cabeza de una bruja, yo estaba en una bañera.. y su cabeza parecía de porcelana pero luego se hizo de carne, tenía colores azules... sin cuerpo y flotaba, yo le decía que no me fiaba de las brujas y ella me hablaba para que no tuviera nada qué temer... y me explicaba el otro sueño que tuve antes y lo que había afuera. No lo recuerdo mucho. Soñé otras cosas de las que ahora sólo recuerdo pinceladas.

Todavía estoy medio dormida. Palpo la extrañeza de mí y de la urbe. De la ausencia de la soledad, y la radicalidad de mi cambio interior a través del ambiente. Mi humor es una catarata. Todo cambia 100 veces al día. Desconozco el acorde del centro. Me siento antipátrida, verbo alquilado entre charcos y piedras, mano abierta que pide limosna a la lluvia. Tu pregunta rota en el humo. La caricia desahuaciada del crepúsculo entre nuestras vidas.

Ayer me dio un ataque de risa por la calle, medio loco y marihuana. Yo iba seria, con los ojos hundidos a 200 metros bajo tierra. Y al caminar alcé un instante la mirada en un escaparate con efecto espejo, y me vi a mí con un rostro de Franquestein,  vi toda la fealdad del mundo en ese instante en mi rostro. Y recordé, esas fotos en las que salía mi propia mueca caricaturizada por mi espanto y odio. Y recordé algo de mi madre, ella en las fotos siempre pone ese rostro, ese rostro "yo has de morir". Y recordé un día concreto, donde yo la saqué una foto y la decía "tú sólo quédate normal, no intentes ponerte fotogénica porque es cuando lo jodes" y al hacer clik puso ese rostro... rostro-fusil contra todos los rostros de la humanidad. Y luego al ver su propia foto, lo puso otra vez. Y en mi cabeza empecé a ver otros muchos instantes correr donde aparecía ese rostro meándose encima de todos nosotros. Y empecé a reirme escandalosamente, no podía parar de reir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario