HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me dijo ella "menuda pinta, con ella ganas limosna". Le dije "pues hoy me arreglé porque tú venías, me lavé y peiné, me puse ropa limpia y bonita, si me llegas a ver ayer"

Vivo sin espejos. Vivo sin el reloj que da las horas. Sin el pan en la puerta. Sin el cartero que pasa al mediodía. Sin la esperanza firmando tratados ni agendas. Sin el amor que me haga querer ser deseada por algún amor.  Sin el convencionalismo que me depile a cera, ni fingir que me importan tus costumbres, tu educación, tu país. 

Vivo de perros el aire y el futuro.
De río, la muerte del pasado.
De monte, la persiana que no arreglo, las telarañas que no quito, las palabras que no me molesto en decir para cubrir la mierda y el agujero. 

Vivo de prisa, la ausencia del espacio y del tiempo. 
De no leo el periódico y no existe el mundo. Del nuevo analfabetismo de las hierbas aprendiéndome el diccionario. 
Vivo de pie y de cuclillas, de arrastras, de salto al vacío, el verso que arde. 
De pájaro el esperpento. De oruga en la hoja, la gloria.
De adiós con armas, la mano vacía.
De todo fue naufragio, tus epístolas en el granero, tu sudor en el mármol, mi casa en la hoguera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario