HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me he dado cuenta que cuando me habla alguien... hablo una sarta de gilipolleces que no me importan, que no comparto y que no viven en mi corazón.  Las tomo de su espejo. De añadir unos puntos suspensivos para que no se sientan solos en su estupidez de hablar. Soy solidaria y empática con la estupidez hasta el delirio desde que nací, porque había grandes idiotas en mi familia que yo adoraba y trataba de proteger alzando los motivos de su estupidez, porque la inteligencia les haría ser terriblemente desgraciados y cortarse las venas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario