HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me he quitado un problema seboso. Un peso de muerto. Una casa en ruinas arrastras de los huesos de mis piernas.
Y fue fácil. Fue dejar de hablar sobre ello. Fue baño atascado y tu borracho fumando mis petunias creyendo que eran la procesión del consuelo, con el porro en la otra mano, viendo por fin, las ratas, en lugar de lo que deberíamos hacer para salir de aquí. Todo eso era muy cansado y aburrido. Muy tormentoso. Muy piedra en los calcetines. Muy crucifijo sin leña, sin cielo, sin te explicaré porqué y verás cómo te gusta.

Ahora todo es un bigote de pintura negra sobre el arte. Con un pelo de jabalí. Con una botella de pis de camionero. Y todo es fe, porque no necesitamos fe. Y todo es bello, porque no hay distinciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario