HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me preocupa lo que me está pasando. Los cambios violentos de la esperanza. De la empatía. De las ganas de compartir una armónica y una botella vino, por la vuelta de las ganas de compartir sólo una tumba.
Me preocupa éste tormento. Ésta forma de la que huyo. Ayer por la tarde, vino un hombre que yo quiero mucho.. y que otras veces siempre me quedaba pegada a su vera, porque me hacía reir y adoraba escuchar todas las palabras que él decía. Sus historias de marinos locos. Su nómada barca de hachís que me hacía soñar. Pero ayer sólo saludé medio segundo. Me encerré en mi cuarto. Y no me soportaba a mí misma. Me metí en la bañera y hundí allí mi cabeza como si fuera a ahogarme.
Cuando suena mi teléfono mi primera reacción es pensar "malditos hijos de perra" Y a veces siento esa maldición tan dentro... que no miro ni a ver quién es ni puedo descolgar.
No sé qué he de hacer. Pero he de hacer algo para reconciliarme con la vida. Ahora voy al río.

1 comentario:

  1. Tal vez reconciliarse con uno mismo sea la solución.

    Un beso.

    ResponderEliminar