HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me siento llena de rabia. Me he puesto a dar gritos como se dan patadas porque me bebieron la cerveza que me quedaba. He bajado en zapatillas al bar a por cervezas. Les he dicho "vosotros sólo necesitáis 3 días para joder del todo la cabeza hacia la desgracia, vosotros pilláis al santo ese de la paciencia cómo coño se llame y se ahorca y escribe en su frente antes "dios jódete y olvídame para siempre"


Siento dentro de mí nitroglicerina. Muchas ganas de alcohol, de romperlo todo, de quemar las naves, la casa y todos los futuros.
Antes de que llegara aquí, hace ya no sé cuánto...creía que había encontrado la poesía, un lugar para no cortarme las venas. Ahora me siento a 500 cementerios de distancia de aquella paz, de aquellos pájaros sobre la música de la soledad. Tengo ganas de mandarlo todo a la mierda. De desaparecer del todo junto a los peces.

No entiendo bien porqué ha entrado éste fuego aquí. Ya no sé cómo apagarlo. Sólo puedo seguir el curso de la noche. Esto que siento ahora, era lo que debía sentir cuando tenía 17 y buscaba en las drogas un reposo. 

Siento que sólo puedo hablar con los árboles y con la muerte para calmarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario