HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

No sé de qué sirven estos recuerdos, no sé porqué se activan tantos ahora.. recuerdos que creía que ya no eran recuerdos..... no sé qué quiere mi subconsciente... no sé si soy ya como los viejos y cuento batallitas a la nada que me besa. Mi abuelo en los últimos años de su vida, recordaba cosas muy antiguas, de la guerra, de la dictadura, como si le hubieran pasado ayer mismo.   Creo que vivo en un fotograma de los chopos. Entre el corazón de la naturaleza y una sinestesia de cosas que se llevó la mar. Tal vez es porque estoy sola y no voy hacia ningún sitio. Y poemas medio borrados de letras de arena borradas, me soplan un corazón inefable y me regreso es su pálpito a  un lugar que no existe. Tal vez es un proceso metamórfico de perder mi historia y ser libre. O tal vez que la muerte anda cerca. O tal vez es el aislamiento que reberbera la saliva de la amapola. Tal vez es la mística o es la pérdida.  Es una canción y es el absurdo. Es la rara conciencia de ser, sin cuerpo que la defienda, sin mañana que ofrecerle.  Por alguna razón me siento igual que cuando era niña. Siento olores que antes no sentía. Olores que me penetran en el alma, una barca de tiza. Huelo decenas de bailarinas de cartón diferentes en las diferentes hierbas. Huelo las abejas. Huelo el río y sus gusanos acuáticos. Me he vuelto más sensible a las palabras que abandono.
Recuerdo que una vez, en un grupo de reinsercción del manicomio, nos pidieron escribir en un papel, qué era lo que pasaba antes de volvernos del todo locos, lo llamaban "pródromos de reconocimiento" para que nos diéramos cuenta nosotros mismos y pidiéramos ayuda a los salvadores patrios de la cordura antes de empezar a arder.. Recuerdo que escribí.. que se activaban mucho más profundo mis sentidos y que empezaba a sentir que por fin encajaban todas mis vivencias y le encontraba un sentido a la vida y volvía la belleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario