HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

No sé si me he vuelto huraña. Si estoy cansada de las historias, porque ya tengo demasiadas que trato de llevar a la literatura, pero nunca me da tiempo, porque los huecos de esas historias, siguen llenándolo todo de nuevos pasajes en mi piel y en mi espanto.  Y no soy capaz a acabar nada, porque su término es inviable mientras las manecillas de la lluvia estanca que alguna vez robé de tu espejo siguen embarrándome la urgencia de seguir drenando la matriz del grito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario