HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Quiero irme de aquí. A un pueblo con mar.. Cuidar de mi viejo... y que él sea feliz todo el tiempo que le quede.....  Él en la ciudad también se muere de asco y eso es muy malo para su enfermedad.. y está allí por los demás, para protegerles, y encima son unos egoistas tarados....  El problema, es la telaraña de la familia. Le he llamado y le he dicho.. que no se puede vivir por putas inercias esperando no sé qué que nunca pasa..., que la vida se va, y que ya pa lo que nos queda, ya no hay que hacer riqueza, ni oficio, ni casa, ni porvenir,  ni ostias, sino vivir. Que a ellos no les está haciendo ningún favor, al contrario, viven de espejismos y que cada cuál ha de defender su camino y su felicidad con sus propias armas.
La telaraña de la familia es tan complicada que la mejor forma de entenderla es no hablar absolutamente nada de ella ni de sus motivos. 
Le he dicho que con lo que gano yo, y una parte de lo suyo, vivimos de puta madre, de forma hippie, sin mierdas de capitalismo y al lado de la mar y los cangrejos... y si nos aburrimos, cogemos la mochila y nos vamos a otro sitio.... Y les dejamos otra parte a ellos y que se arreglen, además mi hermano tiene un buen trabajo. Y que vengan a vernos cuando quieran.
Mi viejo me dijo que antes de dejar la casa, habría que sacar todo lo de allí y con sólo pensarlo se vuelve loco. Y yo le dije "eso que lo saque el último que cierre la puerta" Y él dijo "o se lo dejamos todo tal cual al casero y que se quede lo que quiera y sino que lo tire a la basura"

No hay comentarios:

Publicar un comentario