HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Siento una especie de claustrofobia al pueblo. Las montañas que me parecían infinitas ayer, hoy me parecen una frontera que me tapa la mar. Un eco que ya sabe mi latido y que yo ya sé lo que trae de vuelta. Esto significa que pronto habrá que irse.  Reconstruir mi pobreza dentro del viento. Nombrar el rocío en flores desconocidas. Y destruir los mapas en las pinzas de un cangrejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario