HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Tengo que llevar a la literatura mi rabia.
Últimamente es más intensa.
Justo cuando escribía esto ha llegado X. y me ha dicho que si la voy a ayudar a limpiar la casa, porque viene no sé qué alumna de ella a dar clase aquí. La respondí "no lo sé". No me gusta que me hablen cuando escribo ni entrar en ninguna conversación....... Y dijo en tono de pobre de mí "llevo tres horas dando clase y vengo muy cansada". Le dije "si tuvierais la casa limpia ahora no tendrías que hacer un plan de emergencia pero como dejáis rebosar la desgracia por todos los sitios" Y ella dijo "según tengo el brazo estoy yo como para hacer" Y le dije "no me cuentes milongas que hace 10 años  también estaba echa una mierda la casa y hacíais lo mismo que ahora con el brazo bueno o malo, nada" Y ella se fue diciendo por el pasillo "sí, nada, nada".

Es un hecho cotidiano. Absurdo. Hace 3 semanas, yo hubiera ayudado a limpiar, sin sacar violencia, y canturreando. Buscando la alegría. Levantarnos juntos.
Pero hoy, sentí, una invasión. Sentí un continuo reclamo. Senti una dependencia tóxica de ellos hacia mí. Sentí el tono del victimismo como método de conseguir el favor ajeno... que me recuerda otras mil historias complejas en mi inconsciente. Sentí el cristo de metal oxidado. Sentí una vida de la que estoy cansada y que no es buena para mi escritura, ni para mi camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario