HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Todo es un baile de brujos, pasados de peyote y de exceso de realidad, del peso de la tierra, del peso de plomo de la nube, del cuerpo eyaculando en una mesa de cristales, en un árcen con bolsas de plástico del carrefour y botellas con pis de camionero. Y la lágrima de Manuel sirviendo vino al vagabundo..... y las aves, son un palillo en el puesto de tiro de la feria. Y a mí me tiembla el pulso desde que tus manos no están en mis manos y lo alivio con un trago, cuando el suelo ya no es el suelo, tu muerte ya no es tu muerte. Ni mis bigotes maullan al pirómano la necesidad de ir a matar a los vecinos.
Todo lo que baja sube. Sólo hay que pinchar el globo y el corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario