HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Voy a irme ahora. Creo que todo esto, en el fondo, sólo es el reclamo del humor negro. Mi propia afectación trágica al sueño, a sentirme un monstruo, un brazo de hojalata removiendo calderos de piedras con palas de madera quemada y creer que voy a morir cuando menos me lo espere y que me está creciendo en el cerebro un tubérculo de cicuta y de rascacielos volado por los aires, es parte indispensable, para la médula del humor negro. Creo que mi sueño, me está enseñando tan sólo, a reirme de mí misma y a no tomarme en serio nada. Me está ofreciendo el cauce, para mear mis huesos en un orgiástico ataque de risa, sobre todas las tumbas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario