HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ahora la cerveza, el canto de los pájaros. La fragua de nubes de papel de plata, en el beceno oxidado que tus pinturas sangraron a la cumbre del esperpento, como palomas recien nacidas.

Todas las palabras acaban en el mismo sitio. Y a ellas no les importa de dónde vinieron. Acaban, moradas de alcohol con sus hogares destruidos, por la impropiedad que llegó acorazada entre la mano y lo que se toca. 

El único oficio honrado es ser un payaso.
Lo único que decir mejor que el silencio es algo que haga que el cielo se meé sobre nuestra cabeza y en la grieta derramada que nos clava a la muerte sólo se pueda reir. 
Todo lo destinado a la intelectualidad, al sentido de la vida, de la existencia, sólo es amargura y hiel. Castillos de arena, feos, desalmados, quiméricos, sin ni siquiera el fuego de la ola que los eche abajo.
Si la belleza busca una pureza se vuelve una caricatura y un embargo. Una chiste sin gracia con la forma de la estampita de la vírgen.

1 comentario:

  1. En lo impuro hallamos lo sublime y su belleza... "Si la belleza busca una pureza se vuelve una caricatura y un embargo" absolutamente cierto y demoledor Mareva. Leerte es aprender a descifrar el alma...
    Salud!

    ResponderEliminar