HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ahora me voy al monte. Kavka ya quiere correr. Ya me muerde las zapatillas y me dice que las palabras son tiempo perdido, que nos espera la nada al voltear la calleja, tragar el crepúsculo. Que todas las horas son de la hierba y los bichos, que no me moleste en hacer literatura, que lo importante no se dice, no se comprende, no deja huella.

1 comentario:

  1. ...y allá, en el silencio helado, se van amontonando las preciosas tallas del inuit...

    ResponderEliminar