HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ahora ya me tengo que olvidarme de la prisa del viaje. Y estar en el presente. Tengo que acabar con Maraiz antes de irme, porque allá, a cuaderno y bolígrafo, sin cobertura, sin internet, sin relojes ni deberías, sin pasado y sin futuro, con la mar, lo mejor que puedo hacer es empezar con la siguiente historia, la de Molot. Y sé que cuando empiece con ella, morirá del todo Maraiz y la olvidaré. Por eso si la dejo inacabada se quedará siempre así.
Y tengo también que hacer ese nuevo vídeo, que dejé anegarse de musarañas, en el mediodía. Pero cuando me digo mucho "tengo que" hago todo lo contrario, me subo espuma de cerveza, paisaje amarillo entre botas de madera y pájaros de pizarra y lo mando todo al pairo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario