HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Anoche en la duermevela. Tuve un ensueño muy hermoso, yo estaba dentro de un cuadro de Van Gogh, era una mezcla del de la noche estrellada y el de la ciudad. Yo al principio paseaba por las calles y miraba hacia arriba el cielo, luego las estelas del cielo se movían a mi alrededor y me flotaban y me amaban y me bailaban en un amor poético, maravilloso.... Sentía una explosión de belleza y éxtasis y paz. Y a través del cielo fui a la pintura del trigal y los cuervos, pero allí tuve un vértigo y se detuvo el viaje cinematográfico y dimensional en un cuervo que se paró y de allí apareció el cuadro de los cosechadores, pero ya no pude entrar en él.. lo veía de lejos, como un pintura quieta, como una guerra y una terrible amenaza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario