HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Anoche ese sueño me despertó sobre las 4 de la mañana, porque empezó a dolerme la regla. Y yo empecé a pensar medio dormida que había soñado con esos bichos porque tenía garrapatas, y entonces en mi sueño vi una garrapata en mi pelo clavada. Me desperté algo neurótica, con una rara sensación del subconsciente taladrándome muchos significados expresionistas mucho más lejanos que las garrapatas.... Fui a fumar un cigarrillo. Pensando en el significado de ese sueño y tratando de olvidarlo... Tenía una sensación en la piel de tener todavía esos bichos clavados. Luego tardé algo en dormir. Y el sueño de ésta mañana era también muy raro, yo llevaba unos pantalones de campana blancos, y en la campana tenía una tira negra.... yo caminaba mirando mis pies, y había un chico que conozco en la vida real y otro que no... y supuestamente iba a casarme con los dos, en un raro ayuntamiento, pero no era por amor, era una cosa surrealista. 

Anoche antes de todo esto. Tuve una especie de miedo psicótico. Todo empezó porque recibí una llamada de un nº que no conocía, donde nadie hablaba y se oía de fondo el sonido del bar. Algo relacionado con el futbol "de nos metieron dos" Al principio pensé que sería un error y que alguien marcó sin querer con el móvil en el bolsillo.... y quise colgar pero como mi puto teléfono se bloquea la pantalla, no pude hacerlo al instante. Y en un segundo, entré en un estado inconsciente de temor y violencia... de paranoia, como un lenguaje onírico, y empecé a oir muchos sonidos por la casa, tenebrosos, cacofonías y el perro empezó a ladrar. Se oyeron unos sonidos en el patio y yo abrí la puerta con un instinto de ataque y luego no había nada allí. Luego traté de racionalizar todo eso. Y tuve el recuerdo, de paranoias con el hachís... y de alguna conexión de mi memoria...de estados alterados de conciencia, de pánico vivido con drogas, de enfermedad. Y eso me ayudó a sosegarme. A saber que en mi memoria vivían agasajadas experiencias irracionales, y mi mente las había hecho empíricas y sólo eran flash back de la locura y de drogas peligrosas. Que debía mover ahora hacia la vida. Y me gustó que me ocurriera eso para conocer mejor los mecanismos psicóticos y sus motivos, las ecuaciones cinematográficas y rotas de la mente, y hacerme más fuerte ante la tempestad y la pesadilla. 
El miedo genera serotonina, agudiza los sentidos, y nos prepara como ante una guerra, como si corriera peligro nuestra vida. El miedo obliga a reaccionar ante él. Y aunque el miedo sea provocado por algo que no existe, el cuerpo y la percepción reacciona como si fuera real porque lo siente como cuchillo en el pecho. Eso provoca a veces el delirio.  Cuanto más abstracto y onírico es el miedo, la mente busca racionizarlo, y cuando esa razón nace del miedo, se vuelve paranoica, irracional y abstracta. La necesidad de comprender dentro del fuego del miedo, genera un pensamiento delirante, conspiranoico. Y cuanto más intenso es el miedo, más elaborada es la historia y los motivos, provocando delirios más compactos y poderosos.
En mi pasado, mi miedo psicótico, se volvía violento. En mi pasado yo no era crítica con mi propio miedo y su nacimiento existencial, íntimo..., recibía muy reales amenazas subconscientes, pero entonces yo no las tomaba como subconscientes, sino como exteriores. Y después del proceso de temor y vulnerabilidad, me volvía belicosa. Por eso hice cosas tan raras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario