HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Anoche tuve una pesadilla. De esas que parece que son reales.  Yo estaba en el patio de la casa, había otra gente estábamos regando las hierbas... y por alguna razón el mango de la ducha, salía por la ventana y regaba y empapaba el patio y nuestras cabezas.  Nos íbamos a marchar de la casa a un viaje y alguien dijo que había que apagar ese agua. Cuando fui a las ventanas, el mango de la ducha estaba agujereando el cristal, pero el agujero de la ruptura, era de su parte más entrecha no de la campana. Eso me causó algo de espanto, de rareza.  Y lo quité, no sé cómo y seguí por las habitaciones recogiendo o qué sé yo. Y luego volvió, él sólo, como algo de fantasmas, a hacer otro agujero en el cristal y a echar agua. Y empezaron a pasar ese tipo de cosas paranormales. Yo me empecé a decir que era el Diablo y que debíamos irnos cuanto antes, recogí al gato Hierro y a mi perro. Al gato lo llevaba en unas mantas. Y lo metí al coche. Y mi hermano conducía pero él no se creía la historia. Y nunca se movió ese coche de sitio. Llegaron 4 tipos en representación del diablo. Mi hermano y el resto de la gente que venía fue asesinada, desaparecieron.  Había rastrillos y otras herramientas de agricultura con la que esos hombres querían matarme y yo les golpeaba con ellas, pero iban tan despacio en el aire que era imposible hacerles daño. En algún momento le dieron con un palo a mi perro y yo lo llamé y vino corriendo y se metió en el coche. Uno de esos tipos me dijo, que me acabaría cansando y sería suya, y perdería, que a todos les pasa eso, que moriría una y otra vez, y ellos son eternos, que es cansado morir y morir y encontrarlos siempre y no poder destruirlos nunca. 
Eso me hizo despertarme y fumé un cigarrillo en la galería. Me desperté con algo de temor. Como si esa pesadilla estuviera a punto de empezar otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario