HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Creo que el aislamiento social... hace que las capacidades cognitivas, se hagan esdrújulas y funcionen en otra noción del espacio, del tiempo, y de la supuesta finalidad (rota) de la palabra y del camino.
Además me vuelven torpe y extranjera, en los mundos humanos.  Porque me son cada vez más lejanos y extraños.
Y el lenguaje que es mi motor, se ajusta, al humo de la página, y luego cada vez, olvida más, el baile en el lenguaje entre la gente, la espontaneidad, el amor y la alegría.
Por eso, ya que ahora me es inimaginable volver a las personas. He de mantener un discurso social y afectivo en mi soledad, con mis palabras. Una vuelta a la sencillez, a lo razonable, aunque sólo sea razonable para la risa de pintura blanca de mi espantapájaros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario