HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Cuando era niña, si leía algún cuento o veía alguna película, o escuchaba una historia que me hacía soñar, jugaba sola y la recreaba cambiando ciertos argumentos hacia mis pasiones, creaba diálogos, trasfondos y la atmósfera....y tenía un sentimiento derramado en el interior, como si yo fuera una actriz sin carne ni rostro. Tal vez lo empecé a hacer a los 4 o 5 años. Ahora lo sigo haciendo. Por las noches cuando no puedo dormir, soy la vida de otro.  A veces mi habitación es un zulo donde nos escondemos de la policía y preparamos rifles para cuando ellos lleguen....a veces es un vagón con literas o un barco con una historia de amor y de muerte, moviendo a toda velocidad el pasado que no volverá... a veces es una casa abandonada donde nos juntamos yonquis y vagabundos, a veces es una prisión donde habla un condenado a muerte, a veces es una casa muy pobre de un lugar muy pobre de África, donde una familia espera la muerte esa misma noche y juntan sus manos y sus corazones como luciérnagas de luna, a veces es una cueva y afuera hay una tormenta de nieve y se oyen a los lobos, a veces es una cabaña de bereberes del desierto, a veces es un lugar de paso mutable donde hay un desconocido y dos historias ficticias se encuentran.
Esas historias que elaboro, sólo las uso para dormir, me duermo en ellas, me duermo siendo otras vidas.. me duermo escuchando los truenos y el viento... de un lugar muy lejano.
Pero creo que debo escribirlas.  No esas, otras. Pero debo usar ese latido en mi interior, hacia algo que nutra el verbo.
Cuando me envicio demasiadas noches seguidas, sobre historias inventadas. Mi vida acaba saltando por la ventana y rompiéndose la crisma en los escombros de musgo y madera. Acaba tomando tanta importancia el sentimiento de esos cuentos que me cuento para no oirme a mí. Que hay un desalojo, un asesinato contra mí misma.  Y como todo queda en el humo de mi habitación mi pensamiento se fuga. Y escribir literatura puede agasajarlas de un modo intelectual en mi mente y no como opio y evasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario