HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

De haberte tenido... al borde de los picos de las aves de aquél puerto cuajando la hoguera, cuando encaya la mar encima de la luna.
De haberte amado, cuando la inocencia, no era de pólvora... ni mirlo vencido en el mármol, ni ataque-defensa de la boca y del grito, entre ese contrabando de orillas de heroina, a la deriva que todo lo olvide en mi inmemoria.

Por eso la nostalgia a ti. Es mucho más allá de ti y de mí. Es un violín intacto, debajo de las ruinas, antes que los años arrastraran rostros despedazados de acuarelas del delirio. Antes de que la música sufriera en el réquiem, el peso de la sombra sin cuerpo, atándome a mástiles suicidas.
Es una trampa maldita, en mi pecho, nombrarte. Porque ya no recuerdo ni el sonido de tu nombre, ni el rubor de tu voz, ni siquiera qué era aquello que me gustaba de ti.
Me llega la macabra metonimia, de la sal entre los toxos, de las flores de madreselva al lado de la mar, de las luces de un barco a lo lejos cuando no hay luna. El amarillo de la genista, en un balcón con carcoma y lluvia. El Léolo que soñamos, cuando eran inabarcables los vocablos que bajo infinitas hogueras lijaban lágrimas en el LSD de las nubes.

Porque todo eso me engaña y me hace creer en la enfermedad de la melancolía, que fuiste el último, el único al que amé. Porque un vicio del paréntesis en la soga y en el cuchillo, te otorga exclusividad en un amor abstracto que asesina el amor, al dártelo. Porque tal vez ese es mi oscuro propósito.

Porque he de estar loca... y desde hace ya mucho sin recordarlo. Tengo una terrible capacidad de amnesia. Obsesión de los cables de la luz comidos por los cuervos.

Ayer  leí un viejo escrito mío de marzo de 2012 en éste blog;

"Cualquier palabra, cualquiera si es tuya
leería mi propia muerte
el desalojo, el ácido, la podredumbre
las razones para darse en bancarrota
para matar los gorriones
para envejecer las porcelanas
y te seguiría amando
y aunque también la fe se prostituya
seguiría creyendo
si en tus palabras los burdeles me dijeran
pero ese silencio tuyo
me deja a solas con el cuchillo
y a solas con el cuchillo
sólo importa la muerte y el acero"

En los comentarios, ella tan bella, decía;

" hay mareva, tu amor debe ser apreciado, pues es como el vuelo de las aves
debe ver tu amor, debe sentir todo eso, tuc cuchillos , tu agotable escritura
debe de reconocerte por medio de la poesia, de perdido

te quiero mareva mia,
emprendamos un vuelo que llegue a mirar todo, que no sea la mierda de sociedad
mirar montañas, mirar cielo, lluvia, pajaros, cantos, bichos, y lo oxidado que puede tener cada persona"

y tú decías " ... y, sin embargo, siento que he de ganarme cada palabra."


Cuando lo leí anoche. Pensé que haber conocido ya entonces aquellas palabras y haberlo escrito olvidándolo. Sólo significaba que estaba loca.
Y haberla perdido a ella, tan hermosa. Significaba lo mismo. Estaba loca, sigo estándolo. Y la verdad es del todo improbable, innecesaria. Sólo la locura puede explicarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario