HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

En unos días me iré a la mar.  El texto que empecé antes, lo empecé con la intención de no hablar durante un rato de la rabia política. Pero no sé en qué momento empezó a llegarme y ya no lo pude evitar. 
Desde hace unos días, veo el capitalismo en todos los sitios. Veo sus artimañas, el reflejo que se ha inculcado de forma subliminal en toda la gente.  Veo el proceso de involución histórica y de la vida, de Durruti muerto, de muerto el Ché, de usurpadas las tierras indígenas, veo los templos celtas destruidos bajo los crucifijos. Veo el ausente jabalí, lobo, oso, los ausentes peces en el río, en el río en el que ya nadie nada porque está contaminado, el río en el que hace 50 años la gente bebía de él. Y en la llanura tan verde y bonita, veo talados los tilos, las hayas, los fresnos, veo que hay menos mariposas y saltamontes.
Veo esas chimeneas por las que ya no sale humo de madera, sino humo de gas de guerra, de gas de muertos, de gas de imperialismo y dictadura económica. 
Y tras las vacas y las ovejas tan bellas correando por el monte. Veo monedas y billetes en la sangre que las usa como mercancía en un matadero que no puedo dejar de oir. 
Y cuando voy a comprar pan, la moneda me quema el corazón. Y todo lo que veo en esos estantes cagados por el culo de un robot me hablan a gritos del capitalismo. 
La gente ya no se reúne sentada en la acera... o panza arriba en la hierba, o a la vera del río o a trepar el monte. Se reúnen en bares, en centros comerciales, tras un televisor, en casa a puerta cerrada, entre paredes. Y si se reunen en una plaza alguien llama al 091
Y es muy sospechoso un tipo que lleva una mochila, muy sospechoso alguien que va solo y que camina despacio y a ninguna parte y que está mirando una hierba o a la luna. Mucho más sospechoso si es inmigrante, si es gitana, si va vestida pobre, y si se ríe. Y entonces la policía viene a pedir la identificación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario