HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Encontré unos viejos pantalones.. que me gustaban mucho y me hizo ilusión, son una mezcla entre pantalones de pescar y el traje del hombre-bala. Son todo grises oscuros, con poros de gris claro, tienen bolsos y agujeros del tiempo y el uso. De la rodilla para abajo son ajustados, pero arriba tienen vuelo de falda loca, con arrugas. Eran mis pantalones preferidos. Recuerdo una vez que un amigo, paisano de un pueblo de Asturias al que iba, me dijo "Mareva, no me lo tomes a mal, pero andas siempre con esos pantalones y son verdaderamente horribles" Y desde entonces me parecieron mucho más bonitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario