HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Está empezando a tronar y a romper relámpagos. Hay una cromática tan bella, que sólo un pintor podría transcribirla. La cámara no sirve. La cámara está muerta. Por alguna razón filtra una luz poderosa en el monte y el verde despega cmo el útero del universo, mientras llueve y la lluvia eleva el brillo hasta lo orgiástico. Y el cielo es azul y negro y blanco y púrpura y parece un espejo que envía misteriosos soplos a la naturaleza y a las montañas para sacudirlas de inmensidad.

1 comentario:

  1. Se queda una sin palabras a veces,sólo queda el vacīo comiendo como hormigas los ojos

    ResponderEliminar